10 agosto, 2022 Español

Cadena Politica

Periódico Digital

land scape

Hay una ciudad que no permite el uso de celulares, televisión y Wi-Fi

Conocemos el mundo romántico, ese tiempo pasado en el que la comunicación era mediante telégrafos o cartas que se podían escribir las parejas que se amaban. Obviamente, no existían la comunicación inmediata como ahora; mandas un WhatsApp y la persona lo recibe al instante, antes debías esperar días para que la carta de ese ser amado te llegara.

¿Podrías estar un día sin teléfono? Pues en Green Bank, West Virginia, celulares y el wi-fi están totalmente prohibidos. ¿Y la razón de eso? La ciudad se encuentra a la sombra de uno de los telescopios más descomunales del mundo.

Green Bank se encuentra en National Radio Quiet Zone, un área de 33,669 metros cuadrados, en la que las transmisiones de radio (y ondas de radio de longitud similar) están estrictamente restringidas por ley. Es el hogar del telescopio Robert C. Byrd Green Bank, que fue construido en 1956 y sigue siendo el radiotelescopio totalmente orientable más grande del mundo.


Te puede interesar: Las recomendaciones del Inai para proteger información de celulares ante hackers.

El telescopio tiene 147 metros de altura y requiere la ausencia casi total de señales cercanas para operar. Para los 180 residentes de Green Bank, eso significa que no se les permite teléfonos móviles, televisores o enrutadores wi-fi. Las reglas son aplicadas por un tipo especial de “policía de radio”, que hace sus rondas comprobando las frecuencias.

Los residentes de la ciudad todavía usan Internet por cable y celulares, y aunque no pueden usar la función wi-fi en tabletas, todavía los tienen.

Green Bank atrae notablemente a personas que creen que padecen la llamada “hipersensibilidad electromagnética” (EHS). Los que sufren de EHS creen que ciertas cosas en la vida moderna como teléfonos, refrigeradores y microondas los están enfermando. No se ha demostrado que sea una enfermedad real, pero se cree que es bueno que Green Bank les brinde una especie de refugio.

La otra ventaja de vivir en una comunidad como Green Bank es que básicamente puedes aislarte del mundo exterior por completo. Es un escape de las molestas publicaciones que aparecen en tu muro de Facebook o timeline de Twitter.


Te puede interesar: Lexus ya está en México

 

About Post Author