La pandemia del Covid-19 provocó pérdidas por más de 61 millones de pesos a la producción de ganado bovino de Quintana Roo, tanto por el recorte en apoyos gubernamentales, como por las restricciones sanitarias que redujeron las actividades de sacrificio y exportación de carne.

La Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (Sedarpe), reveló que la derrama económica de 2018 a 2019 por la producción de ganado bovino fue de 162 millones 400 mil pesos, mientras que de 2020 a 2021, fue de tan solo 101 millones 100 mil pesos.

Además, durante el primer período se reportaron 19 mil 285 cabezas bovinas, pero durante el segundo, la producción cayó a 11 mil 305 cabezas de ganado.

Rodrigo Ventura Arriaga, uno de los principales productores de este tipo de ganado en José María Morelos, explicó que esto se debió a la eliminación desde el 2020 del Crédito Ganadero a la Palabra, un apoyo para pequeños productores que tengan hasta 35 unidades bovinas, a través del cual obtenían financiamiento para invertir en esta actividad.

También puedes leer: Recorrido del Tren Maya en Quintana Roo

“A esto le sumamos que la demanda de carne bajó en casi un 30%, porque muchas personas se quedaron sin empleo, así que redujeron el consumo de este tipo de alimentos. El sector restaurantero también se contrajo, debido a que tuvieron que limitar su aforo, lo que significó la pérdida de importantes clientes para nosotros”, señaló.

Citó que además, por las restricciones sanitarias, se impusieron medidas más estrictas para la exportación de ganado al centro del país, por lo que varios productores prefirieron reducir su producción para evitar pérdidas.

De esta actividad dependen cerca de cuatro mil 172 familias en todo el estado, concentrados en los municipios de Othón P. Blanco, Bacalar, José María Morelos, Felipe Carrillo Puerto y Lázaro Cárdenas, de acuerdo al Sistema Nacional de Identificación Individual de Ganado.

En el 2017 el hato ganadero bovino sumaba ocho mil 550 cabezas, logrando duplicarse en los siguientes tres años.

“Estamos preocupados por lo que va a suceder. La producción de ganado parece que no se recuperará ni en 2022, ya que no tenemos certeza de que se recuperen los apoyos federales, y lo que nosotros generamos no es suficiente para invertir en el crecimiento de las cabezas. De continuar esta tendencia, en lugar de avanzar, vamos a retroceder a los números que teníamos hace cinco años en la entidad”, puntualizó Rodrigo Ventura Arriaga.