La bancada parlamentaria del Partido Acción Nacional (PAN) no quitará el dedo del renglón y durante la revisión del Paquete Fiscal de 2022 pedirá un programa especial con recursos suficientes para que los y las diputados puedan hacer gestión social en sus distritos y apoyar a la gente más necesitada.

En entrevista el coordinador del grupo parlamentario del PAN, Enrique Vargas del Villar, dijo que están revisando el tipo de apoyo, mecanismo, monto y otros detalles, pero el objetivo es crear un fondo nuevo, suficiente, imparcial y equitativo para los y las 75 diputadas de la 61 Legislatura.

Indicó que tan pronto concluya la Glosa del Cuarto Informe de Labores del Ejecutivo estatal y la instalación de todas las comisiones y comités empezarán a atender la agenda que se ha acumulado en las comisiones y entonces planteará a la Junta de Coordinación Política (Jucopo), la necesidad de implementar un nuevo programa de apoyo.

No necesariamente debe ser revivir el PAC, lo más sano sería crear otro nuevo que se adapte a las necesidades legislativas porque aun cuando la función principal es legislar, la gente los sigue buscando para obtener apoyo y no se puede hacer caso omiso a esas peticiones.

También puedes leer: Propone Enrique Vargas establecer la titularidad de la Jucopo

El objetivo es que los representantes populares tengan recursos para poder responder a las demandas de la población y llevar lo que haga falta en sus distritos.

Si bien cada legislador recibe 70 mil pesos mensuales para sus oficinas distritales, esto apenas alcanza para la renta, luz, agua, pagar al personal y dar algunos servicios, y la gente espera más por las grandes necesidades que tiene.

Al ser cuestionado si este apoyo debe mantenerse en los 2.5 millones de pesos por legislador, como se hacía con el extinto PAC, Enrique Vargas consideró que ese tema se debe analizar conforme a la disponibilidad de recursos y las necesidades de las regiones.

Hasta el 2018, con la 59 Legislatura local existió el PAC, un programa alojado en el Poder Ejecutivo, específicamente en la Secretaría de Finanzas, a donde cada diputado acudía para gestionar productos diversos que iban desde pelotas hasta materiales de construcción con valor de gasto de 2.5 millones de pesos por legislador.

Por años se cuestionó que no se conocía el destino de estos apoyos y que algunos legisladores se quedaban con todo lo gestionado o lo guardaban para usarlo previo a las elecciones y bajo condiciones, por lo cual en los últimos años la entrega de los apoyos se dio de manera directa a los habitantes; sin embargo, subsistió la idea de que algunos diputados eran ampliamente beneficiados y recibían más recursos gubernamentales.

A la llegada de Morena a la Legislatura se canceló el programa y decidió enfocar su trabajo a legislar y no a la gestión de apoyos, por ser esa una función del Ejecutivo, pero en esta Legislatura el PAN busca revivirlo o crear uno nuevo para que puedan dar apoyo a la población.