No es el mejor momento para ser joven y de un estrato socioeconómico alto.

La Universidad Autónoma Metropolitana participa en un estudio global, para conocer cómo la pandemia está afectando el humor de las personas. Se trata de un proyecto en el que participan científicos de 44 países, y por el que se han recibido respuesta de más de 158,000 personas, de las cuales más de 6,000 son de México.

Y las noticias no son halagüeñas. Entre los resultados está que la población más joven vive más estresada por COVID-19, y la población con menor nivel socioeconómico vive con menor preocupación. Independientemente del sector poblacional, el estudio arroja que México es uno de los países que tiene más estrés; las principales razones son la economía nacional, el riesgo de infección de COVID-19, y el riesgo de hospitalización.

Las actividades que menos estrés causan son la imposibilidad de viajar, la educación de hijos, las actividades religiosas, y el “lidiar con niños”.

El equipo en México ha facilitado un sitio (aún en beta) en donde se puede catalogar la información de estrés en mexicanos según estado, género, rango de edad, escolaridad, estado civil, condición de aislamiento y si están en aislamiento con adultos o con niños. La gráfica hace posible conocer que, con corte a los datos del 27 de abril, las mujeres están experimentando más estrés que los hombres mexicanos, así como que las personas con más de 65 años son las que menos preocupadas están.

Pero México en general está “por arriba de la media internacional en estrés, y más bien cercano a los puntajes altos” se lee en el informe del doctor Carlos Contreras, de la UAM.

En Guerrero están los participantes que tienen más estrés, mientras que en Campeche los más despreocupados, aunque de este último solo hay un par de encuestados

Al estudio le hace falta mucho trabajo para completarse. La idea es que todos los datos recolectados ayuden con el tiempo a entender los fenómenos psicológicos de la población en todo el mundo en condiciones extraordinarias. La recolección de datos continúa, de forma que quien lo quiera, todavía puede contestar sobre su estado de ánimo en tiempos de contingencia sanitario en el micrositio de CovidiStress.