22 mayo, 2022

Cadena Politica

Periódico Digital

“Santa Lucía y sus carreteras “

En el marco de la construcción de un nuevo y necesario aeropuerto es inevitable preguntarnos sobre el estado que guardan los otros medios de comunicación que tenemos en México, tal es el caso de nuestras carreteras.

Durante los últimos años se terminaron de construir 20 carreteras, cifra importante para un país latinoamericano, sin embargo, el grueso de la población no las vemos sino hasta que viajamos por ellas.

Lo que también resulta inevitable es que dada la distribución geográfica de nuestro país y ciudades la gran mayoría de estas se encuentran en el centro del país, 9 para ser precisos, uno al norte y cero al sureste.

México ocupa el lugar 47 de 155 en el Índice de desempeño logístico, es decir, las percepciones de la logística de un país basadas en la calidad de la infraestructura relacionada con el comercio y el transporte, la facilidad de acordar embarques a precios competitivos y la capacidad de seguir y rastrear los envíos, indicador que obtiene el Banco Mundial; en cuanto a otro indicador el Foro Económico Mundial señala que nos ubicamos en el lugar 68 de 144 en el Índice de competitividad e infraestructura. Estamos rezagados frente a países como Brasil, India, China y Sudáfrica; y en términos de infraestructura por detrás de países como Uruguay y Panamá.

Un nuevo aeropuerto sin duda es una necesidad, con la cascada de beneficios que traerá, sin embargo no podemos quedarnos ahí, necesitamos la otra discusión, la otra mejora, porque no tarda en llegar la discusión, ¿si vamos a tener un nuevo aeropuerto por qué no tener nuevas súper carreteras?

Lo necesitamos, requerimos concentrar los esfuerzos en la lógica de mejores carreteras si es que aspiramos a un país mejor comunicado, si le estamos entrando a la modernidad. Como se sabe, la infraestructura carretera redunda directamente en los niveles de empleo, en mejores inversiones, promueve la industria, el campo, ayuda a reducir el tiempo de traslado de las mercancías, es decir, optimización en la capacidad de distribución. Aquí cabe un dato. Especialistas como Amartya Sen –premio nobel de economía 1998- ha dicho que uno de los grandes problemas que enfrenta la pobreza, en particular aquella relacionada con el hambre, tiene que ver no sólo con la capacidad de producción de las economías sino con los mecanismos de distribución de los alimentos, por lo que estoy cierto que optar por mejores caminos, por carreteras de avanzada permitirá contar con más posibilidades para ser congruentes entre aeropuertos de primer mundo y las necesidades básicas de mejor comunicación y hasta la atención de problemas sociales. Hay que verlo con esa lógica.

Dr. LuisDavidFernández 
Economista

@DrLuisDavidFer